Escrito por Tendenzias

El Mago de Oz (The Wizard of Oz) Parte 2º

Este artículo es continuación de: El Mago de Oz (The Wizard of Oz) Parte 1º

En contraposición de lo que sucede con la protagonista de “Alicia en el país de las maravillas” (la obra maestra de Lewis Carroll) Dorothy no alcanza la liberación de la vida ordinaria a través de la fantasía, sino que descubre el valor de las pequeñas cosas gracias a su prodigioso viaje al otro lado de la luna, más allá del arco iris, “somewhere over the rainbow”.

Al margen de que ésta canción se convirtió en la inevitable tarjeta de presentación de Judy Garland, el mago de Oz contiene momentos musicales de un infinita belleza, resueltos con un delicado sentido de lo que debía ser un cuento infantil de su dimensión.

Las canciones en que el espantapájaros, el hombre de hojalata y el hombre-león manifiestan sus ansias por llegar a tener algún día un cerebro, un corazón y el impulso del valor (“If I Only Had… a Brain, a Heart, the Nerve”), el pasaje en que el colectivo liliputiense de Oz expresa su alegría por la muerte de la bruja perversa (“Ding Dong! The Witch Is Dead!”), la airosa melodía entonada por Dorothy y sus tres compañeros de viaje camino de la Ciudad Esmeralda (“We’aroff to See the Wizard”), todos ellos son fragmentos memorables, instantes que el inexorable paso del tiempo no ha conseguido borrar.

Este artículo continuará en: El Mago de Oz (The Wizard of Oz) Parte 3º

Imagen: monstersandcritics

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?