Escrito por

Gene Kelly, su biografía. Parte 2°

A su regreso reavivó su popularidad en “Levando anclas” de George Sidney, éste sería su primer film mítico junto a Frank Sinatra; “Ziegfield follies” de Vincente Minnelli, de nuevo con Judy Garland y coincidiendo también con Fred Astaire, ambos genios del baile se hicieron muy buenos amigos. su vigoroso baile contrastaba con la elegancia de Fred Astaire y así lo expresó el propio Kelly con esta frase: “Si Fred Astaire es el Cary Grant del musical, yo soy el Marlon Brando”.

gene-un-americano.jpg

Continuaría con “El pirata” (1948), de Vincente Minnelli, clásico del cine musical; “Los tres mosqueteros” (1948) de George Sidney. Cuando se estrenó “Un día en Nueva York” alcanzó una fama que nunca antes había conocido. Éste fue su debut como director junto a Donen y la protagonizó con Frank Sinatra y Vera Ellen. Fue tal el éxito, que la película ha marcado historia en el cine musical. Se ganó mayor libertad a la hora de poner en práctica sus ideas. El estudio vio que era un gran profesional, y así realizó los dos musicales más recordados de todos los tiempos.

Un americano en París” (1951) de Vincente Minnelli y con música compuesta nada menos que por el compositor George Gershwin. Fue la película que elevó a Kelly al rango de superestrella. Fue uno de los mayores éxitos del año, llegando a conseguir seis Premios Oscar de la Academia, entre los que destacan el de “Mejor película”, y uno honorífico por la versatilidad de Gene como actor, cantante, bailarín, director, coreógrafo y, más concretamente, por su aportación al género del musical.

Al año siguiente, en 1952, volvió a hacer historia con “Cantando bajo la lluvia“, al lado de Donald O´Connor y Debbie Reynolds. En la actualidad considera como una de las mejores películas de la historia. En 1954 continuó su fructifera colaboración con Vincente Minnelli en el film “Brigadoon” (1955), junto a la talentosa Cyd Charisse.

gene-sing.jpg

En 1956 rodó uno de sus proyectos más ambiciosos: “Invitación a la danza“, en la que se incluye un célebre número musical junto al personaje de animación Tom (de “Tom y Jerry”). Una película extraña dividida en tres segmentos sin argumento, pretendía ser una antología de la danza, desde la clásica a la contemporánea, desde un punto de vista más purista y erudito. El rodaje duró dos años y costó casi un millón y medio de dólares. Desalentada por las reacciones en los preestrenos, la MGM congeló la película un año más. El resultado carecía de la vitalidad y frescura de los anteriores trabajos de Kelly. Resultó un absoluto fracaso comercial. Demasiado culto y estilizado para la audiencia americana cuya atracción por el género se había apagado. Era arte y ensayo que pretendía ser la expresión más personal de su autor y se quedó en un producto demasiado encerrado en sí mismo.

Su faceta sentimental, muy estable hasta el momento, se rompería en 1957, cuando Gene y Betsy decidieron divorciarse tras 16 años de matrimonio, debido a la relación que estaba manteniendo Kelly con la mujer de su amigo Stanley Donen. Esta relación se formalizó en 1960 cuando el actor y la ex mujer de Donen se casaron. De esta relación nacieron dos hijos.

Tanto su vida profesional como la personal se encontraban en un momento muy difícil. Su carrera empezó a declinar y a perder el esplendor que había conseguido, situación incentivada también, por la triste desaparición del musical clásico.

Continúa en: Gene Kelly, su biografía. Parte 3°

Video: “I’m Singing in the rain”, Gene Kelly

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?