Escrito por Tendenzias

Gene Kelly, su biografía. Parte 3°

Apartado ya del musical, en 1960 realizó una de sus mejores interpretaciones en medio de los legendarios Spencer Tracy y Fredric March en el film “La herencia del viento” de Stanley Kramer. Y se ocupó de dirigir títulos como “Gigot” (1962), “Guía para el hombre casado” (1967).
Después de unos años de aparente olvido, recuperó la fama al dirigir a Barbra Streisand  y Louis Armstrong en “Hello, Dolly!” (1969), así como a James Stewart y Henry Fonda en “El club social de Cheyenne” (1970).

Sin embargo, cuando Gene estaba empezando a conseguir mejores películas y papeles, a su mujer le diagnosticaron leucemia, enfermedad por la que falleció en 1973. Viudo y con dos hijos, decidió dedicarse a ellos y, a partir de ese momento, rechazó todos los proyectos que podían tenerlo lejos de su casa durante un largo tiempo.

Regresó con “Hollywood, Hollywood” (1976) película antológica sobre el cine musical y la comedia de los años dorados del cine norteamericano (“Erase una vez Hollywood”) fue seguramente su último film reseñable.

Durante la siguiente década, Gene realizó algunas intervenciones en televisión y, ocasionalmente, algún trabajo como director. En 1980, realizó su última aparición en un musical “Xanadu” junto a Olivia Newton-John, que lamentablemente resultó todo un fracaso.
Kelly expresaría en cierta oportunidad: …”Un músico tiene su piano, un pintor tiene su pincel y un escritor su pluma. Pero un bailarín sólo tiene su cuerpo. Y el mío pasó su mejor momento”

En 1985, recibió el premio del “American Film Institute” en homenaje a toda su carrera profesional, entre otros muchos premios.

En 1990 por tercera vez, apostaría a la felicidad de otro matrimonio, con la escritora Patricia Ward, a quien dejaría viuda el 2 de febrero de 1996, día en el que falleció a causa de complicaciones de dos apoplejías sufridas en julio de 1994 y febrero de 1995. Tenía 83 años.

Su nombre está escrito con letras de oro junto a los de muchas otras figuras íconos de la historia del cine musical. Su enorme y mágica personalidad, sus coreografías, la agilidad, su entusiasmo y decisión, lo catapultaron a convertirse en un verdadero hombre de arte recordado y admirado por todos los que amamos la expresión total e integral de los grandes talentos.

Video: Gene Kelly & Fred Astaire

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?