Escrito por

Disipador de calor para reducir el daño a células fotovoltaicas

Tal y como hemos podido conocer en el día de hoy, a comienzos de esta misma semana la Universidad de Lleida ha desarrollado, caracterizado y patentado un disipador de altas densidades de flujos energéticos que se caracteriza por poseer una geometría interna variable.

Con este disipador el objetivo que se persigue es el de cubrir una necesidad creciente del mercado, que va aumentando progresivamente según van pasando los años.

Según ha destacado un responsable de esta Universidad, parece que la utilización de este sistema permitiría mejorar la uniformidad de temperatura del receptor fotovoltaico, reduciendo a su vez los daños a las células fotovoltaicas.

Esto es así, porque el aumento –constante- de la propia eficiencia de las células fotovoltaicas que trabajan a altas concentraciones tiende a implicar que el propio desarrollo de los sistemas solares de alta concentración se conviertan en una de las vías más interesantes y prometedoras para la generación solar de electricidad.

Pero en este aspecto, parece que una de las problemáticas principales que tienen estos sistemas son las altas densidades de flujo que se manejan, aunque un elevado porcentaje de la energía solar incidente en el receptor del mismo tiende a transformarse en calor.

Por todo ello, como consecuencia por una parte se hace preciso realizar un enfriamiento activo para rebajar la temperatura de las células fotovoltaicas a niveles que garanticen un funcionamiento ciertamente correcto.

Y, por otra parte, se hace necesario mejorar la uniformidad de temperatura del receptor fotovoltaico, dado que este parámetro afecta a su vez a las prestaciones eléctricas de estos sistemas, reduciendo su fiabilidad.

En este sentido, el disipador híbrido propuesto por la Universidad de Lleida permite minimizar este problema, al poseer la capacidad de mejorar la uniformidad de temperatura de las células fotovoltaicas.

Vía | Universidad de Lleida

¿Qué es lo que piensas?