Escrito por Tendenzias

Anita la fantástica

Ana García-Obregón, actriz, productora, bióloga, guionista… show-woman, en una palabra, bueno, en dos, porque está separado por un guión.

Icono atemporal del papel couché, has pasado por todas las décadas brillando con esa luz que sólo tienen las estrellas y las calles de las grandes ciudades cuando las decoran para la Navidad.

En los 80, coleccionabas, como si de cromos se tratara, parejas, novios y rolletes de diferente pelaje y condición, algunos con profesión conocida y otros, con la profesión de “ex de la Obregón” como tarea a desempeñar para el resto de sus vidas.

Fuimos partícipes, a través de las páginas de las revistas del cuore, de todos los momentos que viviste en esta década.

Nunca tantos árboles talados para hacer el papel de las revistas han hecho tanto bien a la Humanidad.

En los 90 alcanzaste la madurez, emocional, por supuesto, porque tu imagen exterior es la misma que la de las niñas de 14 años y, no hagas caso de lo que te puedan decir, tú estás estupenda.

Si mi madre se pusiera la ropa de mi sobrina resultaría algo grotesco pero, por supuesto, mi madre no tiene tu glamour.

Gracias a esa madurez emocional, introdujiste en nuestras vidas a ese conde italiano que tanto bien hace por la cultura y las letras.

Y, con la llegada del nuevo siglo, cual Ave Fénix, te reinventaste a ti misma, te adaptaste a los nuevos tiempos y, gracias a tu trabajo injustamente infravalorado y a tu figura, exquisitamente trabajada, nos deleitas cada verano, con un posado en las aguas de Mallorca y Menorca (Ver hoteles en Menorca)

Anita, por favor, no cambies nunca.

Nunca dejes de ser fantástica.

ana-obregon.jpg

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?