Escrito por Tendenzias

El ex guardaespaldas de Lilo habló

Cansado de temer por su vida y seguirla en cada locura, el ex guardaespaldas de Lilo, Lee Weaver de 48 años, renunció a su puesto y está listo para contar cómo es la vida de una estrella descarrilada.

“Tenía deseos de morir. Tomaba y se drogaba como nunca vi antes”, aseguró Weaver, quien cuidaba cada paso de Lindsay Lohan, hasta que no lo pudo aguantar más. Él relató que ya había perdido la cuenta de las veces que pensó que ella tenía una sobredosis y por eso la sacó de diferentes fiestas. “Todas las mañanas respiraba con alivio cuando descubría que seguía viva”, recordó este hombre. Luego de que se publicaran las imágenes de Lindsay jugando con cuchillos, Lee decidió dejar su trabajo. Temía que la actriz muriera durante su guardia o que siguiera exponiéndolo a situaciones extremas. 
 
También recordó cómo una noche Lilo le pidió que la acompañara a encontrarse con su vendedor de drogas. Él no tuvo más que seguirla para no dejarla sola. Se escondió los matorrales y esperó a que Lindsay hiciera su compra, hasta que comenzó a escuchar unos gritos y vio que la actriz golpeaba con fuerza a su vendedor. 
“El hombre sacó un arma. Amenazó con dispararme si no la obligaba a irse. Pero ella seguía pegándole”, relató el ex guardaespaldas. En un descuido, logró pegarle al dealer y sacar a Lindsay del lugar.  “Ella seguía gritándome, pidiéndome que regresara. Ahí supe que era demasiado peligrosa”, confesó. 
 
Lee se acordó de las noches alocadas en las que la actriz se junta con su amiga Nicole Richie y toman alcohol en exceso, se drogan y hacen desnudos. “Nadie es tan salvaje como Lindsay”, destacó. Además, reveló que la joven disfruta de orgías lésbicas con chicas que conoce en los boliches. No hay límites para la actriz y ni su vida tiene valor cuando sale a divertirse.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?