Escrito por Tendenzias

Famosos de segunda (y tercera) generación

En este viejo país llamado España, existe la creencia de que el talento forma parte de la dotación genética hereditaria que pasa de padres a hijos, perpetuándose en el tiempo y el espacio del mismo modo que lo hace un color de ojos o un rizo de pelo indomable.

Es decir, aplicamos a rajatabla eso que dice “de tal palo, tal astilla”.

Por eso existen en este curioso lugar unos animales, espero que en peligro de extinción, que son los hijos de los famosos y, ojo, cuando digo famosos, me refiero a esos que lo son por motivos profesionales, no a los que hacen del famoseo su medio de vida, cuyo convenio colectivo, lejos de regirse por el de los profesionales de la farándula, lo hace por el de los jetas.

Pero yo me refería a esos otros que, debido a su talento y su trabajo, han alcanzado ciertas dosis de notoriedad que, paradójicamente, sus hijos heredan porque sí, porque ellos lo valen, guas, guas.

Y entonces nos encontramos a los famosos de segunda generación que, en estos últimos años ya no sólo se limita a los hijos, sino que se ha ampliado a los sobrinos y primos, presentando televisión como si de verdad tuvieran algún tipo de aptitud para ello.

La conclusión final es lamentable e hiriente: ¿para qué molestarse en heredar unos pocos gramos de talento si, en esta apartada orilla donde el famoso todo lo pilla, sea clara u oscura la luna que brilla, con el apellido familiar ya es suficiente?

famoseo1.jpg

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?