Escrito por Tendenzias

Jesulín de Ubrique habla para la revista Hola!

Jesulín de Ubrique ha pasado de las plazas de toros llenas de mujeres al “calor” del hogar con su mujer, de las canciones y currupipis varios, a vivir recluído sin salir apenas y de ser siempre el más simpático de toda la familia Janeiro a estar en un mutismo constante que parece que solo la revista “Hola” sabe romper a golpe de talonario…

2

El torero sale al paso esta semana de todas las acusaciones que se vertieron la semana pasada sobre la crisis en su matrimonio y el que fuera a separarse.

De este modo aparece junto a su mujer Maria Jose Campanario en ocho páginas a todo color y donde se dan muestras de cariño más falsas que las poses en las que aparecen.

Jesulín parece cansado de que se hable de él y de su familia y a todos los que se meten con ellos lanza un : “”Mi vida conyugal es maravillosa y fantástica. María José nunca ha dudado de mí ni yo de ella”.

“¿Separación? Es de chiste. Quiero tanto a Mariá José. ¡La quiero tanto!“. declara el torero desde la exclusiva con la que se dice podría pagar la mitad de una de sus casas.

Además Jesús reparte a todos y aunque no menciona claramente a Sálvame”.

Sobre su hija Andrea declara que siente adoración por ella y que la disfruta cada vez que está con ella. Además a los que ponen en duda que sea hija suya deja claro que  “Es para crucificar a los que dicen que Adreíta no es hija mía. Pero ante esas cosas, o haces oídos sordos o te entran ganas de coger una metralleta”.

Una metralleta, lo que es seguro es que tú y tu mujer habeis cobrado para poder salir al paso de todo y así encima hacer negocio….

Vía| Hola

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. Lucia dice:

    Ya es hora de que ponga en su sitio a la Esteban.
    Si tiene problemas con el padre de su hija, que vaya a los Juzgados que para eso estan. Pero claro, no es tan rentable como hablar de ello por la tele y que todos sus compañeros la den la razón auque no la tenga. Ella puede hablar siempre que quiera mal (por supuesto)en “su programa” pero los demás, no tienen esa posibilidad, y por supuesto mucho menos siguiendole el rollo.